Seguidores

jueves, 21 de noviembre de 2013

Hoy traigo un listado de los 40 mejores directores de cine, según un sondeo que realizó la revista Empire entre sus lectores. ¿Qué os parece?

1. Steven Spielberg
2. Alfred Hitchcok
3. Martin Scorsese
4. Stanley Kubrick
5. Ridley Scott
6. Akira Kurosawa
7. Peter Jakson
8. Quentin Tarantino
9. Orson Welles
10. Woody Allen
11. Clint Eastwood
12. David Lean
13. Los hermanos Cohen
14. James Cameron
15. Francis Ford Copola
16. Oliver Stone
17. Sergio Leone
18. John Ford
19. Billy Wilder
20. Sam Peckinpah
21. Howard Hawks
22. Robert Zemeckis
23. Michael Mann
24. David Lynch
25. Spike Lee
26. Francois Truffaut
27. Brian de Palma
28. Tony Scott
29. Fritz Lang
30. Tim Burton
31. George Lucas
32. Anthony Minghella
33. Ron Howard
34. Sam Raimi
35. Charli Chaplin
36. Ingmar Bergman
37. M. Night Shyamalan
38. Peter Weir
39. Terry Gilliam
40. Robert Altman

Vadeguiones

jueves, 7 de noviembre de 2013

¿DÓNDE BUSCAR INSPIRACIÓN?

En el libro Las paradojas del Guionista de Daniel Tubau se nos dice que un guionista debe buscar estímulos fuera del mundo del guion, del cine o de la televisión. Es cierto que es bueno estudiar, analizar y desmenuzar buenos guiones y películas, buscando los secretos de su mecanismo, del mismo modo que los ajedrecistas analizan y desmenuzan buenas partidas. Pero el mundo del guionista es mucho más amplio que el del ajedrecista: tiene que ver con el universo entero. Las narraciones audiovisuales pueden ser acerca de cualquier asunto imaginable, mientras que una partida de ajedrez nunca se sale de sus 64 casillas. Por eso, la imaginación del guionista no se puede limitar a buscar información en su propio mundo.



Tubau nombra en este libro algunas fuentes de inspiración: mitología griega y universal, el cómic, que es hoy fuente directa del cine; las obras de literatura, no sólo para hacer adaptaciones, sino para contar de diferentes maneras; cuentos infantiles; la historia, el arte, la ciencia...

Daniel añade que se aprende también de la vida misma, de la observación de los demás y de uno mismo. Cita a Buñuel y dice que éste sacaba muchas de sus mejores ideas de la observación de la realidad. Le gustaba practicar un juego que consistía en sentarse en un café, observar a los desconocidos e intentar adivinar a qué se dedicaban, adónde iban, qué pensaban o cuáles eran sus problemas.

Un juego perfecto para estimular la creatividad narrativa. ¿No os parece?

Vadeguiones